Diamantes en bruto

Familia y hogar: el lugar donde crecen los talentos de nuestros hijos

La Teoría de las Inteligencias Múltiples se cuela en nuestros hogares y en nuestro día a día. Potenciarla puede ser una tarea divertida y de mucho valor para la familia y para sacar lo mejor de nuestros hijos, con sus capacidades y habilidades.

Leer

Saber decir NO

Hay que ser muy fuerte para decir alto y claro: NO. Aunque tu hijo pequeño llore sin parar y lluevan los fideos porque quiere ver ese vídeo de dibujitos en el móvil; aunque la mayor no quiera sopa y se quiera comer antes de la cena el chocolate; aunque te propongan ese proyecto que sabes que no te va bien, o ir a ese viaje o a esa comida; aunque tengas miedo de quedar mal delante de tu jefe o de tus compañeros. Lo más fácil es repartir “síes” para contentar a todos. Hay que aprender a decir no.  A ti mismo, a los adultos y también a los niños, para evitar pequeños y, en el futuro, grandes tiranos.

Leer

¿Hiperpadres? No, gracias

La sobre protección de los llamados “padres helicóptero”  limita la responsabilidad, autonomía y la capacidad de superación de nuestros hijos. Si te sientas sistemáticamente con él para hacer los deberes, si tu vida social se reduce a las agendas de tus hijos, si comparas sus resultados con los de los demás niños, si le proteges hasta en situaciones cotidianas que no representan ningún peligro… Ten cuidado. Puedes padecer de “Hiperpadritis”. Pero no desesperes. Esta enfermedad tiene cura: Mucha calma y tratar a los niños como tal, ofreciéndoles la posibilidad de equivocarse y de rectificar.

Leer

Mamá: “Quiero ser instagramer”

Lo de “Mamá, quiero ser artista”, ha pasado a la historia. Ahora puede que nuestros hijos, y más bien ellas, quieran ser instagramers, o que quieran abrir una cuenta en esta red social a una edad demasiado temprana. Los padres no podemos estar de espaldas ante esta nueva realidad que, en muchos casos, puede escaparse de nuestras manos.

Leer

Padres primerizos: 8 tips para no caer en la tentación

Nueve meses de preparación física y mental. Y llega a nuestras vidas un pequeño ser, el más valioso de los regalos que nadie nos pudiera ofrecer: Tu hijo. Tu primer hijo. No estamos preparados. Ni sabemos cómo actuar. Todos nos dicen cómo tenemos que hacer. Que si llora, esto. Que si no duerme lo otro. Cada familia aprenderá a su manera. Pero la experiencia de otros puede ayudarnos en no caer en las mismas primeras veces que los demás.

Ocho tips muy básicos para sobrevivir como padres primerizos:

Leer

Superar la rutina en familia

5 tips para entrar en octubre con alegría

Terminan las vacaciones. Deshacer maletas y estamos de nuevo inmersos en la rutina, aún cuando el tiempo todavía es veraniego. Los padres trabajando, los niños en el colegio, pero con mentalidad de verano. Es difícil adaptarse al cambio y conciliar.  A los los más pequeños, les cuesta el ritmo y el horario de clases. Y los padres, tampoco lo tenemos fácil para volver a nuestro día a día.

Te damos cinco tips para que tu vuelta a la rutina sea llevadera, y la entrada a octubre más amable.

1.Vive cada día. No te agobies

Vive al día. Si piensas todo lo que te queda por hacer, lo único que conseguirás serás agobiarte y lamentarte. Puede ser útil dedicar unos minutos al día para ver las tareas y planes que tenemos que organizar con los hijos, o en el terreno personal, social, afectivo y profesional. Y centrarnos en eso que hoy nos toca hacer. Mañana, Dios dirá.

2. Haz algún plan en familia que os recuerde al verano

El cambio es tan profundo, que no podemos entrar de repente en un estado de rutina absoluto.  Tiene que ser poco a poco y en pequeñas dosis. Por eso es bueno introducir detalles en la jornada con sabor a verano: un helado, una limonada, o una visita relámpago a la piscina, si tienes la suerte de tenerla y que esté abierta. Piensa qué cosas puedes hacer. A veces lo más pequeño es lo que nos hace feliz y convierte un día gris en un día para celebrar.

3. Sé flexible

Rompe la rutina con pequeños gestos o con detalles que no son propios de un lunes o un martes, simplemente porque se asocian a días tediosos llenos de trabajo. Podemos organizar una cena temática un lunes, dar un pequeño paseo, o tomar un refresco en una terraza.  Con niños, el bucle de tareas-baños-cena, podemos romperlo con cierta flexibilidad cuando sea necesario. Podemos acortar los baños por duchas, y organizar una merienda-cena para ver, por ejemplo, una peli en familia. Piensa cómo puedes hacer para ser más flexible en tu día a día.

4. Haz partícipe a tus hijos de pequeñas tareas

Nuestros hijos tienen que sentirse como parte importante de la familia. Y como todos, tienen que aportar con su granito de arena. Demos a cada uno su sitio y su encargo. Un calendario organizador familiar nos ayudará a que cada uno visualmente vea su sitio y su manera de servir a los demás en la propia familia.  Tener uno en la nevera puede ser muy práctico. O en el lugar de la casa que más nos convenga.

5. Delega lo que otros puedan hacer por ti

Seguramente seas el padre y madre más ocupado del mundo. Intenta hacer un ejercicio de reflexión para poder tener más tiempo para ti, para los tuyos, para tu cónyuge.  Plantea el nuevo curso pensando qué tareas pueden hacer otros por ti. O de aquello que puedes prescindir o eso otro que deberías hacer. Ten en cuenta la ayuda que te brinda la tecnología. De esta manera, podrás dedicar tu tiempo a lo que realmente te importa. Con buen humor y con una visión realista y optimista de tu situación actual.

El verano de su vida

Experiencias para brindar a nuestros hijos durante las vacaciones

Quién no recuerda los veranos de su infancia, en el pueblo, con los abuelos, con los primos, en aquella casa de campo. O los días de playa, las partidas en la sobremesa, el helado de la noche, aquel paseo en bici, la colección de  cromos, el cine de verano con bocata en mano. Sin darnos cuenta, vamos conformando el recuerdo y la historia familiar, a través de pequeñas vivencias. Preocupémonos de brindar a nuestros hijos experiencias que irán conformando el recuerdo de su niñez. Actividades, a simple vista, muy sencillas, pero que seguro, nunca olvidarán.

Te mostramos 10 experiencias que tus hijos no se pueden perder este verano.  Y al alcance de todos. Toma nota:

Leer

Mamá, papá ¿os ayudo?

Las tareas domésticas para educar a nuestros hijos en el servicio a los demás

Algo tan simple como sacar los platos del lavavajillas.  Solo eso tenía Mónica asignado en verano, con 7 años. Y hacer la cama. Alberto, de dos, llevaba la ropa sucia a la lavadora. Cuando había que poner la mesa para ver una peli en el salón, decía con boca de trapo: ¿Mamá, te ayudo? Cuánto bien pueden hacer estos pequeños gestos en nuestros hijos. Sobre todo si comienzan con desde corta edad con simples encargos. Serán conscientes después que entre todos se hace hogar y aprenderán a ser responsables y hacerlo con alegría.

Leer

El verano: la mejor oportunidad para crecer como familia

Aunque a muchos le parezca que el verano es un tiempo descontrolado, sin horarios y con el caos como norma general, las vacaciones pueden ser un tiempo maravilloso para estar con los nuestros. No solo se trata de compartir los días de playa, un viaje… Se puede crecer en familia en la playa o no. Se puede crecer en familia en un viaje a Bali. O no.  Se puede crecer en el pueblo. O no.  El lugar es lo de menos. Lo de más es crear espacios de tiempo compartidos y pensar como padres qué necesitan nuestros hijos y nuestra pareja para mejorar, para ser feliz.

Leer

EDUCACION DEL FUTURO

Actualmente, los colegios de Attendis cuentan con unos 12.000 alumnos y su equipo de profesores está formado por más de 700 profesionales.