Carácter a fuego lento

Por Mariam Sánchez, docente de Secundaria del colegio Tierrallana-Entrepinos (Huelva).

La educación del carácter propio y el de nuestros hijos tiene una receta que nunca falla: paciencia y cariño. A fuego lento desde el propio hogar. Las reacciones ante los acontecimientos son tan variadas como las personas. No siempre nos gusta nuestro carácter y, el de los demás, a veces agradeceríamos que tuviera matizaciones

Leer

Adolescentes y el fenómeno Musical.ly

Por Guadalupe de la Puerta, docente de Tierrallana-Entrepinos y madre de cinco hijos. 

90 millones de “muser”, así se llaman los usuarios de músical.ly, desde el año 2016, en el que fue creada inicialmente como aplicación educativa de vídeos de corta duración hasta lo que es a día de hoy, red social donde los amantes de la música dan rienda suelta a su imaginación a través de la elaboración de sus propios playbacks.

Leer

EL HIJO DESTRONADO

La llegada de un hermano es un acontecimiento muy emocionante para toda la familia. Pero es un cambio que implica adaptación y no solo por parte de los padres, sino también por parte del hermano mayor. Será el que más afectado resulte porque es normal que perciba al nuevo miembro de la familia como un rival contra quien hay que luchar.

Por Sonia Galán, docente de Infantil del colegio Adharaz-Altasierra (Sevilla).

Leer

¿Hiperpadres? No, gracias

La sobre protección de los llamados “padres helicóptero”  limita la responsabilidad, autonomía y la capacidad de superación de nuestros hijos. Si te sientas sistemáticamente con él para hacer los deberes, si tu vida social se reduce a las agendas de tus hijos, si comparas sus resultados con los de los demás niños, si le proteges hasta en situaciones cotidianas que no representan ningún peligro… Ten cuidado. Puedes padecer de “Hiperpadritis”. Pero no desesperes. Esta enfermedad tiene cura: Mucha calma y tratar a los niños como tal, ofreciéndoles la posibilidad de equivocarse y de rectificar.

Leer

Padres primerizos: 8 tips para no caer en la tentación

Nueve meses de preparación física y mental. Y llega a nuestras vidas un pequeño ser, el más valioso de los regalos que nadie nos pudiera ofrecer: Tu hijo. Tu primer hijo. No estamos preparados. Ni sabemos cómo actuar. Todos nos dicen cómo tenemos que hacer. Que si llora, esto. Que si no duerme lo otro. Cada familia aprenderá a su manera. Pero la experiencia de otros puede ayudarnos en no caer en las mismas primeras veces que los demás.

Ocho tips muy básicos para sobrevivir como padres primerizos:

Leer

Superar la rutina en familia

5 tips para entrar en octubre con alegría

Terminan las vacaciones. Deshacer maletas y estamos de nuevo inmersos en la rutina, aún cuando el tiempo todavía es veraniego. Los padres trabajando, los niños en el colegio, pero con mentalidad de verano. Es difícil adaptarse al cambio y conciliar.  A los los más pequeños, les cuesta el ritmo y el horario de clases. Y los padres, tampoco lo tenemos fácil para volver a nuestro día a día.

Te damos cinco tips para que tu vuelta a la rutina sea llevadera, y la entrada a octubre más amable.

1.Vive cada día. No te agobies

Vive al día. Si piensas todo lo que te queda por hacer, lo único que conseguirás serás agobiarte y lamentarte. Puede ser útil dedicar unos minutos al día para ver las tareas y planes que tenemos que organizar con los hijos, o en el terreno personal, social, afectivo y profesional. Y centrarnos en eso que hoy nos toca hacer. Mañana, Dios dirá.

2. Haz algún plan en familia que os recuerde al verano

El cambio es tan profundo, que no podemos entrar de repente en un estado de rutina absoluto.  Tiene que ser poco a poco y en pequeñas dosis. Por eso es bueno introducir detalles en la jornada con sabor a verano: un helado, una limonada, o una visita relámpago a la piscina, si tienes la suerte de tenerla y que esté abierta. Piensa qué cosas puedes hacer. A veces lo más pequeño es lo que nos hace feliz y convierte un día gris en un día para celebrar.

3. Sé flexible

Rompe la rutina con pequeños gestos o con detalles que no son propios de un lunes o un martes, simplemente porque se asocian a días tediosos llenos de trabajo. Podemos organizar una cena temática un lunes, dar un pequeño paseo, o tomar un refresco en una terraza.  Con niños, el bucle de tareas-baños-cena, podemos romperlo con cierta flexibilidad cuando sea necesario. Podemos acortar los baños por duchas, y organizar una merienda-cena para ver, por ejemplo, una peli en familia. Piensa cómo puedes hacer para ser más flexible en tu día a día.

4. Haz partícipe a tus hijos de pequeñas tareas

Nuestros hijos tienen que sentirse como parte importante de la familia. Y como todos, tienen que aportar con su granito de arena. Demos a cada uno su sitio y su encargo. Un calendario organizador familiar nos ayudará a que cada uno visualmente vea su sitio y su manera de servir a los demás en la propia familia.  Tener uno en la nevera puede ser muy práctico. O en el lugar de la casa que más nos convenga.

5. Delega lo que otros puedan hacer por ti

Seguramente seas el padre y madre más ocupado del mundo. Intenta hacer un ejercicio de reflexión para poder tener más tiempo para ti, para los tuyos, para tu cónyuge.  Plantea el nuevo curso pensando qué tareas pueden hacer otros por ti. O de aquello que puedes prescindir o eso otro que deberías hacer. Ten en cuenta la ayuda que te brinda la tecnología. De esta manera, podrás dedicar tu tiempo a lo que realmente te importa. Con buen humor y con una visión realista y optimista de tu situación actual.

El verano de su vida

Experiencias para brindar a nuestros hijos durante las vacaciones

Quién no recuerda los veranos de su infancia, en el pueblo, con los abuelos, con los primos, en aquella casa de campo. O los días de playa, las partidas en la sobremesa, el helado de la noche, aquel paseo en bici, la colección de  cromos, el cine de verano con bocata en mano. Sin darnos cuenta, vamos conformando el recuerdo y la historia familiar, a través de pequeñas vivencias. Preocupémonos de brindar a nuestros hijos experiencias que irán conformando el recuerdo de su niñez. Actividades, a simple vista, muy sencillas, pero que seguro, nunca olvidarán.

Te mostramos 10 experiencias que tus hijos no se pueden perder este verano.  Y al alcance de todos. Toma nota:

Leer

El verano: la mejor oportunidad para crecer como familia

Aunque a muchos le parezca que el verano es un tiempo descontrolado, sin horarios y con el caos como norma general, las vacaciones pueden ser un tiempo maravilloso para estar con los nuestros. No solo se trata de compartir los días de playa, un viaje… Se puede crecer en familia en la playa o no. Se puede crecer en familia en un viaje a Bali. O no.  Se puede crecer en el pueblo. O no.  El lugar es lo de menos. Lo de más es crear espacios de tiempo compartidos y pensar como padres qué necesitan nuestros hijos y nuestra pareja para mejorar, para ser feliz.

Leer

Qué puede hacer la familia por el éxito académico de los hijos

Son numerosos los estudios que afirman que la comunicación frecuente entre la familia y el  centro educativo, sentirse parte del colegio y mostrar interés por la formación de los hijos resultan determinantes en sus resultados. Además, la comunicación, la organización y la unidad familiar son base para el desarrollo afectivo y académico.

Leer

Disfrutar del arte

Contagiar a los hijos el gusto para disfrutar del arte requiere de tiempo para ir a los lugares en los que se encuentran las obras de arte. Gracias a la tecnología, podemos acercarnos a estas obras de arte y contemplarlas desde casa.

En primer lugar me gustaría que nos centrásemos en una película: El indomable Will Hunting. En una escena, Robin Williams está hablando en un parque con el joven Matt Damon. Este joven sabe de todo, pero no lo importante. Entonces Robin Williams le dice: “Si te pregunto de arte me darás un montón de datos. Miguel Angel: lo sabes todo, aspiraciones políticas… pero no puedes decirme como huele la Capilla Sixtina. Nunca has estado ahí y has contemplado ese maravilloso techo, no lo has visto”. Vivimos en un momento de la Historia donde tenemos acceso a mucha información, pero eso no es la realidad. Nunca en la historia de la humanidad había existido la posibilidad de tener acceso a la información como actualmente tenemos. Tenemos todo al alcance de la mano pero no sabemos usarlo debidamente. Y en esta sociedad tan técnica, a veces tan poco humana, nos preguntamos en cómo volver a ser un poco más humanos, y es aquí donde aparece el arte. Parece que el arte es algo tan lejano, que es de otra época. Pero el arte es algo esencial para los hombres. Es lo que nos hace sentir que estamos vivos, que no pensar en educar a nuestros hijos y nuestros alumnos en tener gusto estético, huele a bárbaros.

Sin prisas

Por mucho que nos quejemos, todos tenemos prisa, todos esperamos que las cosas pasen con rapidez, vivimos en la cultura de lo inmediato, nos cuesta disfrutar del tiempo. Y muchas veces los padres y los profesores trasmitimos a nuestros hijos todas las prisas, el no saber disfrutar de lo cotidiano, de las cosas pequeñas de todos los días. Para eso, uno de los antídotos más importantes que tenemos es el arte. Visitar un Museo, unas ruinas romanas o entrar en una catedral gótica. Para eso preparamos la visita, la celebramos en cierta forma, porque estamos juntos, usamos la audioguías, que suelen ser magníficas, y dejarse sorprender por lo que vamos a ver. Es aislarnos de todo eso que nos consume todos los días y dedicar un tiempo a nuestra familia y a contemplar el arte. Te quedas sorprendido cuando vas al Museo del Prado y ese ambiente, el silencio, la contemplación, también es capaz de cautivar a nuestros hijos. Puedes hacer con ellos preguntas de comprensión del tipo veo, pienso, me pregunto, que usamos en la enseñanza para la comprensión en los colegios. Y puedes observar cómo ellos son capaces de hacer una historia de ese cuadro. 

Aprovechar la tecnología

Hay que tener en cuenta que no siempre podemos hacer visitas culturales in situ, por las inclemencias del tiempo o por una enfermedad y tenemos que quedarnos en casa. Decía Steve Jobs que la tecnología debía ir hacia las personas, no al revés, y ese es el punto donde podemos sacar partido: poder tener esos museos virtuales es lo que nos ofrece la tecnología. Visitar el Museo de Louvre puede ser una labor de titanes, pero puedes ver en su web vídeos con unos excelentes comentarios sobre la Victoria de Samotracia. La aplicación de Second Canvas del Museo del Prado te permite ver cómo pintaba Van der Weyden al milímetro o los arrepentimientos de Velazquez. O usar la aplicación de Google de Expediciones o Arts and Culture. El uso de las gafas de realidad virtual, aunque pueda parecer un poco ortopédico, nos pueden ayudar a darnos una vuelta por los foros romanos o ver el Pantheon de Roma desde dentro. Querer es poder.   

Para acabar. Es verdad que la tecnología nos trae al salón de nuestra casa la posibilidad de ir a cualquier museo del mundo, poder contemplar a través de Google Earth las calles de cualquier ciudad del mundo o poder ver la National Gallery de Londres. Pero al final siempre nos queda el saber lo que nos dice la Gioconda en vivo, si está enfadada, triste o irónica, o mirar hacia el techo y pensar como fue posible pintar la Capilla Sixtina.

 

EDUCACION DEL FUTURO

Actualmente, los colegios de Attendis cuentan con unos 12.000 alumnos y su equipo de profesores está formado por más de 700 profesionales.